lunes, 4 de junio de 2007

Oda a Ray Harryhausen



En otros tiempos, la era pop,
su talento sin igual,
demostró al más incrédulo
¡Hay cíclopes en realidad!

Observa a la hidra,
al rhedosaurio o al ymir,
esqueletos que caminan,
y valientes héroes mil.

En realidad medían un pie
y eran caucho y armazón,
pero la maravillosa fantasía,
les daba vida y calor.

¡Oh, Harryhausen, te admiro!
¡Oh tú, creador de bichos!
¡Jamás podremos olvidar
los monstruos susodichos!

¡Oh, Harryhausen, gran dios!
¡Oh tú, el más grande genio!
¡Cuantas horas de diversión
llenaran próximos decenios!